Lugares visitados

29 de julio de 2012

(125) NUESTRO PRÓXIMO DESTINO: NEPAL - INDIA.



Salvo que lo impida alguna circunstancia imprevista de última hora, la próxima semana nuestra alfombra voladora (léase Qatar Airways) nos llevará desde Madrid, vía Doha, a la mítica ciudad de Kathmandu, la capital del Nepal, el pequeño país enclavado entre los dos colosos vecinos (India y China) en la cordillera de los Himalayas. Nos esperan allí las estupas milenarias, palacios, plazas y calles que forman parte del Patrimonio de la Humanidad. Sobre todo ello, la vida, la religión y la cultura budista, palpitando en los templos a orillas del río Bagmati. Joyas al aire libre, como BhaktapurPatan, completarán esta breve visita antes de volar hacia la India.  

De Kathmandu volaremos a Benarés (Varanasi), a orillas del sagrado Ganges; la vida y la muerte se dan allí la mano en los ghats de las cremaciones. Sarnath, ciudad en la que Budha predicó su primer sermón, con sus estupas, completará esta primera escala en tierras indias, antes de volar hasta Khajuraho, donde el erotismo se sublima en las fachadas de sus templos de los siglos IX y X.

Las siguientes etapas, Orcha, Jhansi, Agra (con el Fuerte Rojo y el Taj Mahal) forman también parte de nuestro itinerario, que nos llevará además a la misteriosa ciudad mogol, hoy deshabitada, de Fatehpur Sikri, antes de llegar a Jaipur, donde nos espera el Fuerte Amber y el Palacio de los Vientos. Finalmente, nuestro viaje terminará con un par de días en Delhi. Desde allí regresaremos por último a Madrid, de nuevo con escala en Doha, la capital del Emirato de Qatar


A la vuelta de nuestro viaje espero poder compartir con los amigos y seguidores de este blog algunas de las imágenes que, a buen seguro, jamás se borrarán de nuestra memoria.

8 de julio de 2012

(124) LA VILLA FORTIFICADA DE ALMEIDA (PORTUGAL):

 
Escudo de armas de Almeida (autor: Sergio Horta).

Dentro de la línea de ciudades fronterizas fortificadas entre España y Portugal, una de las plazas más importantes fué la de Almeida, situada frente al Real Fuerte de la Concepción, cerca de Aldea del Obispo, en la frontera salmantina que se encontraba fuertemente protegida también por el espectacular recinto fortificado de Ciudad Rodrigo. 



Ya desde sus imponentes entradas, la plaza fuerte nos da idea de su robustez, con sus murallas de doble exágono en forma de estrella de doce puntas, rodeada de un foso de 12 metros de ancho a lo largo de 2,5 kilómetros de perímetro. 



Su estilo arquitectónico militar se asemeja a las clásicas fortificaciones defensivas de los siglos XVII y XVIII, tan frecuentes en nuestra Península y otros países. Su semejanza con la plaza de Elvas (en la frontera de Badajoz) es innegable.



Sus obras de fortificación duraron más de 100 años, desde 1641 a 1747. La plaza tuvo gran protagonismo en la Guerra de los Siete Años y en la Guerra de la Independencia española, siendo conquistada en 1810 por los ejércitos franceses al mando del mariscal Massena.




En la actualidad, la villa de Almeida no es mucho más que un bonito recuerdo de la grandeza de su pasado militar, cuando en sus fortines se acuertelaba una guarnición de más de 5.000 hombres y sus murallas albergaban más de cien bocas de fuego de diferentes calibres. 


 
El llamado Picadero del Rey mantiene aún su actividad hípica y se encuentra perfectamente restaurado.



La antigua Pousada Nossa Senhora das Neves, ubicada en el interior del recinto amurallado, nos permite disfrutar de una aceptable cocina portuguesa, en la que no puede faltar, evidentemente, un plato de bacalao Estrela de Almeida que, en honor a la verdad, tampoco estaba para tirar cohetes: